Cultura 5

EL IMPERIO: EL DOMINADO

5.1. El Dominado 5.2. Diocleciano
5.3. Constantino 5.4. Teodosio

5.1. El Dominado indice

La muerte de Alejandro Severo supuso el comienzo de un periodo de anarquía. Los soldados se instalan en el poder eligiendo, derrocando y asesinando emperadores a su gusto en un clima de violencia y confusión que durará cincuenta años (del 235 a. C. al 285 a. C.). La falta de un poder estable produjo un gran debilitamiento del Imperio, siendo su situación sumamente comprometida, pues a los graves problemas internos había que añadir la amenaza del exterior cada vez más acuciante.

El nombre de Dominado como se conoce a esta época proviene de la palabra dominus 'señor, amo', con la que se designó al emperador a partir de Diocleciano

5.2. Dioclecianoindice

Diocleciano fue uno de los emperadores nombrados por el ejército. Afortunadamente para el Imperio, llevó a cabo importantes reformas con las que pudo superarse la crisis y dar fin a la dictadura militar. Por todo ello Diocleciano se ganó la fama de haber sido el gran reformador del estado, pero a decir verdad, su interés no estaba en crear algo nuevo, sino en asentar lo viejo sobre fundamentos más firmes.Gobernó de forma absolutista y fue un feroz enemigo de los cristianos, contra los que lanzó una dura persecución.

Entre las reformas que introdujo Dicleciano cabe destacar la creación de la Tetrarquía. Se trataba de un sistema de gogierno en el que el poder recaía en cuatro soberanos: dos con el título de Augusto y dos con el de César. Era una medida necesaria, ya que un Imperio tan extenso se había vuelto ingobernable para una sola persona. Con la descentralización del poder y la división en provincias más pequeñas la administración ganó mucho en eficacia.

Sin embargo, tras la retirada de Diocleciano la tetraquía fracasó, pues no hubo acuerdo a la hora de designar a los Césares. Se produjo una lucha entre los candidatos con la intención de imponer de nuevo las dinastías hereditarias. El enfrentamiento por el mando absoluto desembocó en una guerra civil de la que saldría Constantino como único jefe soberano del Imperio.

5.3. Constantinoindice

El reinado de Constantino es de una gran relevancia histórica por el cambio que se produjo en las prácticas religiosas. Se publica el Edicto de Milán (313), por el que se garantizaba en todo el imperio la libertad religiosa. Constantino dio privilegios al cristianismo, ayudó a la restauración de las iglesias y convocó el concilio de Nicea. En el año 324 trasladó la capital del Imperio a la antigua Bizancio, que a partir de entonces fue llamada Constantinopla.

Constantino había previsto en vida su sucesión nombrando Emperadores a sus tres hijos menores. A su muerte (337 d. C.), se produjeron una serie de asesinatos políticos llevados a cabo por jefes militares. La mayoría de los parientes varones de Constantino fueron eliminados, salvo sus hijos, que veían así consolidadas sus ansias de gobernar. La situación era de completa anarquía y las regiones al occidente del Imperio amenazaban de nuevo las fronteras.

5.4. Teodosioindice

El nombramiento de Teodosio I (388-395) como emperador supuso un alivio. Para poder ejercer el mando con más eficacia, dividió el Imperio entre sus dos hijos: Arcadio recibió el imperio de Oriente y Honorio el de Occidente. Esta división traería para las dos partes consecuencias históricas muy diferentes.

Mientras tanto, la presión en las fronteras del Imperio seguían aumentando. Los llamados pueblos bárbaros invaden Italia y saquean Roma. El último Emperador de Occidente, Rómulo Augusto, es desterrado en el año 476 por Odoacro, cayendo el Imperio de Occidente en manos de los pueblos germánicos.

En Oriente la situación del Imperio no fue tan desesperada. Teodosio II, hijo de Arcadio, construyó en Constantinopla una muralla defensiva inexpugnable, evitando así que la ciudad fuera conquistada por los bárbaros. El hecho de que éstos se estuvieran estableciéndose en las zonas conquistadas ayudó a que el Imperio de Oriente se mantuviera relativamente en calma.

Durante su existencia, fue un gran centro cultural, en el que se analizaban y comentaban las obras literarias de los escritores de la antigüedad. De no haber sido así, muchas de esas obras se hubieran perdido para siempre.

La caída de Constantinopla (1453) en poder de los turcos significó el final del Imperio.